La creación de la profesora Danica Kragic

La directora del Centro de Sistemas Autónomos, vicedecana y profesora de la Facultad de Informática y Comunicación del Real Instituto de Tecnología KTH, Danica Kragic, tuvo la iniciativa de diseñar robots que hagan tareas que los humanos no podemos o debemos hacer.

Biografía

Danica Kragic nació en Rijeka, Croacia en 1971 y vivió toda su infancia en su país natal. Manifiesta que desde niña siempre ha sido muy aplicada, ya que quería devolverle a su familia el amor que le daban a través de buenas calificaciones.

En 1996, descubrió un anuncio que informaba una oferta laboral en el área de la robótica en Suecia, por lo que decidió probar su suerte y posteriormente, fue admitida en el Centro de Sistemas Autónomos del KTH. La profesora confesó que al principio odiaba su nuevo trabajo, ya que se sentía fuera de lugar al ser la única mujer y extranjera ahí, pero decidió perseverar.

Durante más de 20 años, aprendió a disfrutar su empleo al incentivar a gente joven y plantearse los desafíos de esta área. A su vez, la vicedecana ejerce como miembro de Real Academia Sueca de Ciencias y de la Real Academia Sueca de Ciencias de la Ingeniería. Por otro lado, también es vocal en la organización de fundaciones Consejos de Administración de Saab y FAMAB.

Con respecto a su vida personal, Danica Kragic está casada y tiene dos hijos. Entre sus hobbies se encuentra pasar tiempo con su familia y realizar diversos tejidos. A su vez, participa en la campaña de moda de Carin Rodebjer, la cual se encarga de presentar a mujeres que marcan la diferencia.

Experimento

Su área de estudio se concentra en la creación de robots que realizan trabajos para las personas. La profesora manifiesta que lo ideal sería que los aparatos se encarguen de levantar objetos pesados y/o realizar tareas complicada para los humanos.

Danica Kragic posee cierta preocupación con respecto a este tema, ya que le vienen a la cabeza dilemas éticos sobre lo que está bien o mal hacer con los robots. Ante esto, admite:

“Tengo opiniones muy formadas sobre el uso de los robots para ayudar a la gente o como mediadores, diciendo qué está bien o mal sin aportar valores personales a la cuestión”.

Por otro lado, le gustaría crear un robot que le ayudará con los quehaceres del hogar como atender a sus niños de manera amorosa cuando ella no esté. Finalmente, plantea la posibilidad que su experimento facilite el cuidado de ancianos al trabajar con materiales que estimulen sus destrezas.